Qué llevamos a un camping familiar

Qué llevamos a un camping familiar

Una playa desierta, los niños jugando en la arena, siesta, libro, toalla… sólo imaginar un fin de semana acampando en la naturaleza ya es relajante. Pero cuando hay que partir de cero (¿Estará buena la carpa? ¿Hay sacos de dormir para todos?), se suman niños y se deja todo para último minuto el panorama puede terminar en caos antes de empezar.

Un par de trucos de campistas con experiencia pueden hacer la diferencia entre disfrutar y no querer volver a pisar una carpa, acá los nuestros! (y una lista precisa y real para imprimir y usar en la próxima aventura familiar)

Existen tantos estilos de camping como familias: cada uno lo hace a su manera, unos más equipados, otros más deportivos. Para nosotros existen dos tipos de campamento en auto: el minimalista y el glam. El primero lo hacemos cuando vamos muy cargados de comida porque no saldremos a reponer (somos 6!), cuando el auto va a quedar muy lejos de la carpa o cuando vamos a recorrer un par de días, montando y desmontando cada vez. En estas tres situaciones es mala idea acarrear demasiado equipo.

La versión glamurosa es para relajarse, cuando nos instalamos, con el auto cerca y hay algún lugar para comprar comida (tentador, ¿verdad? pero tiene su costo: acarreamos el doble de cosas, cosas que hay que recolectar, cuidar y luego guardar al volver a la casa…). 

Cada uno tiene su encanto y su momento… La clave de todo camping feliz es considerar siempre la previa y el after como parte de la suma final del paseo: todos tienen que dar saldo positivo para querer repetir la experiencia. 

La previa la manejamos así: 

Siempre listos: el equipo de camping se guarda siempre en el mismo lugar, limpio, seco y preparado para cargarse en el auto para la siguiente aventura. Los sacos de dormir se guardan abiertos para no dañarlos, cada uno con su bolsa adentro. Los implementos de cocina se guardan en cajas resistentes con tapa, calculadas exactas según la medida del auto familiar, lo que nos lleva al siguiente punto: 

Cada centímetro cuenta: medir con huincha el tamaño de la maleta del auto parece mucho pero salva la vida. También revisar al detalle cada cajita o bolsillo extra del auto: cada una adquiere una función especial cuando se necesitan: el rincón de los ítems de higiene SOS, otra esquina con los juegos de mesa versión miniatura, etc. 

Nunca es demasiado pronto para empezar a juntar las cosas. Recién ahora, después de 15 años de acampar juntos, tenemos un sistema casi automático en que cada uno sabe cuál es su responsabilidad, dónde están las cosas que tiene a cargo y cuánto espacio ocupan. Empezar a revisar el equipo el fin de semana antes de partir permite chequear que todo esté ok y da tiempo para salvar si hay fallas. Cada uno maneja una lista que revisamos entre los dos adultos y a los niños más grandes les entregamos una lista propia donde dice lo que tienen a cargo.

Cocinilla y combustible a mano: una nueva normativa prohíbe el uso de fogatas o parrillas en parques nacionales y reservas chilenas. Para ingresar al camping es indispensable mostrar al guardaparque con qué se cocinará (y demostrar que saben usarla).

 Al volver aplicamos otro procedimiento en que cada miembro de la familia sabe lo que debería hacer (aunque distinto es que efectivamente lo hagan…). El auto se descarga de inmediato y apenas se recobran energías se limpia y se deja cada cosa en su lugar. Carpa y sacos de dormir se ventilan un día antes de guardarse.

Suena todo tan obsesivo pero la experiencia, y varios años de caos, nos enseñó que la rutina exime de la reflexión y nos deja la cabeza despejada para planear paseos y dejar de discutir si la carpa tiene o no estacas…

Nuestro checklist real es éste (aunque no es absoluto, siempre hay un par de ítems soñados en la lista de pendientes):

IMG_9521 copia.jpg

El camping familiar tradicional es en auto

Aunque los más aventureros logran acampar con niños caminando kilómetros con sus mochilas. Los he visto y aún no entiendo cómo lo logran…

 

Camping familiar en auto versión minimalista:

Básicos

Carpaacá nuestro post sobre cómo elegir una buena carpa familiar.
Sacos de dormir: para ir a lugares más fríos vale la pena invertir en buenas marcas. No hay sacos buenos y baratos. Pero para el camping playero o de verano unas mantas de polar bastan.
Colchonetas: estamos invirtiendo de a poco en las autoinflables, unos mat de yoga salvan también.
Chal impermeable: para dormir siesta, sentar la guagua, hacer picnic o comer si no hay mesón. 
Dos toallas playeras livianas: se comparten entre todos.
Una mochila chica por cada adulto o niño grande para llevar picnic en caminatas.
Una linterna frontal para cada persona + una linterna ambiental dentro de la carpa colgada en el techo + una para dejar afuera. Tratamos de usar linternas recargables (en Decathlon hay unas convenientes) y llevamos panel solar para cargarlas.

Ropa: una capa de cada tipo, pijama, muchos calcetines, 2 zapatos y un par de crocs.

(No olvidamos las almohadas, sólo que no caben, cada uno se inventa una con lo que encuentre.)

Entretención
Equipo básico de naturalista en terreno: cuadernos de dibujo, lápices, lupa (lente macro para teléfonos), guías de campo, mapas de la zona, frascos para observar insectos, cortaplumas... 
Cada niño elige una mochila chica y la puede llevar llena de juguetes y libros. Sólo va lo que quepa dentro de la mochila y cada uno se hace cargo de ella durante todo el viaje.
Un par de juegos de mesa familiares chicos.

Higiene
Shampú biodegradable chico y toallas húmedas (reemplable por toalla nova humedecida con agua, que es compostable). Botiquín se queda en el auto. Pasta de dientes, escobillas y las mañas higiénicas personales.

Comer

1 bidón de agua colapsable (si no hay llave de agua en el sitio de camping)
3 botellas de agua metálicas para pasear
2 cocinillas, combustible y fósforos. 
1 olla, un sartén
Platos hondos, tazas y cubiertos para todos. Se usan, se lavan.
Mantel de hule: duran mucho y sirven de mesa en el suelo.
1 tabla para cortar

Lavalozas en un frasco chico y esponja recortada o escobilla para lavar platos
Cooler con el máximo de cosas pre congeladas para ayudar a mantener el frío. 

Además de la comida según el menú hay básicos que deberían vivir dentro de la caja de camping para no olvidarlos: aceite en frasco chico, sal, condimentos, café, azúcar, cuchara de palo, cuchillo afilado.

 
Nuestra versión de camping familiar glamurosa incluye un par de implementos extra para comodidad y entretención:

Camping familiar en auto versión glam:

Una toalla playera para cada uno
Cojín para dormir en el auto que después es almohada (hay unas inflables que tenemos en la mira… se ven perfectas)
Pisos o sillas plegables. Mesa plegable (si es que cabe, siempre es útil. Hay una con dos posiciones de patas, se puede dejar baja, a la altura de los niños).
Hamaca o columpio, cuerdas (para jugar, colgar ropa,...) 

Lámpara de gas para la mesa: cuando no hay fogata es más acogedor que una linterna. Hay unas en versión linterna, nosotros usamos a la antigua.

Juegos para grandes y chicos, por ejemplo: set de baldes y palas para niños (cuando no hay usan una taza y una cuchara), hobbies variados, manualidades, set para tallar, lápices de colores, juegos grupales (como petanca o tejos de rayuela).
Para la cocina: fuentes o platos grandes, paño de cocina, vasos (además de tazas) y platos extra.Tostador metálico (cuando no llevamos entibiamos el pan en el sartén). Caja o tiesto colapsable para lavar platos (se acumulan sucios, se aprovecha el agua lavándolos ahí mismo y se guardan limpios, todo rápido, antes que se pegoteen)

Cajón del Maipo, RM © Martín García -Huidobro

Cajón del Maipo, RM © Martín García -Huidobro

 

Libros imprescindibles para futuros naturalistas

Libros imprescindibles para futuros naturalistas

El lugar especial afuera

El lugar especial afuera